Historia

En sus orígenes, la Universidad Nacional de General San Martín (UNSAM) junto a la Fundación Universidad Nacional de General San Martín (FUNSAM) constituyeron la Sociedad UMATEC S.A. cuyo objeto era prestar servicios en el área de investigación y desarrollo tecnológico, asesoría y capacitación, incluyendo la provisión de know-how, la realización de cursos y seminarios, la asesoría en sistemas de control de calidad y factibilidad técnica económica de proyectos, la prestación de servicios técnicos, la realización de adaptaciones y mejoras, el desarrollo de programas de capacitación entre otras.

Finalmente en 1999, mediante la resolución 231/97 de la Secretaría de Ciencia y Tecnología del Ministerio de Cultura y Educación cambia su denominación a Polo Tecnológico Constituyentes S.A. e incorpora nuevos socios: la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), el Instituto Nacional de Tecnológica Industrial (INTI), el Servicio Geológico Minero Argentino (SEGEMAR), el Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas de las Fuerzas Armadas (CITEFA). Finalmente la última incorporación fue el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA). A fin de cumplimentar sus objetivos, la sociedad se constituyó como Unidad de Vinculación Tecnológica (UVT) en los términos de la Ley Nº 23.877 Promoción y fomento de la Innovación Tecnológica, comenzando a establecer convenios con universidades, centros de investigación y empresas, incluyendo acuerdos de colaboración empresaria, uniones transitorias de empresas u otros contratos asociativos y otras asociaciones de cualquier tipo.